La detección de ondas gravitacionales sigue dando frutos en cuanto a nuestro conocimiento del Universo