Esta especie de homínidos, extinta hace miles de años, dejó algunas huellas genéticas en los humanos actuales