Los coronavirus han convivido con nosotros desde hace siglos