Las reuniones sociales siguen siendo situaciones de riesgo, incluso si son pequeñas