El gran reto será adaptarse a la altísima temperatura venusiana.