Tal vez los ojos no solo son las ventanas del alma, sino también de la mente