En su momento, el opaco brillo de Betelgeuse enloqueció a los científicos.