Microsoft sigue en manos seguras.