Es algo que sí pasa en los laboratorios reales, no solo en teorías de la conspiración o en las historias de ciencia ficción