La sangre cumple las mismas funciones en el cuerpo de todos, pero hay algo que la hace diferente de una persona a otra