La investigación estuvo liderada por científicos de la Universidad de Lovaina.