El Sol y la potencia de sus vientos son determinantes en la aparición de las auroras.