Es una conclusión dura, pero basada en las investigaciones de Cameron S. Kay, perteneciente al Departamento de Psicología de Oregon.