Ayer se usaron unos 5000 litros de esa tinta para marcar los pulgares de los electores mexicanos