Una apuesta de mucho riesgo para El Salvador. ¿Ganará?