Una antigua fábrica de Nintendo será convertida en un museo de la compañía y parece que será una de las mayores atracciones de Kyoto.