Analizaron las mandíbulas y dientes, y encontraron que el tiranosaurio, cuando estaba joven, mordía igual que un cocodrilo.