La evidencia estaría en la temperatura dentro de la capa rocosa que se encuentra por debajo de la corteza helada de Europa (la luna).