Hay una extraña conexión entre lo que comemos y nuestras emociones