El mangaka japonés es fanático del deporte automotor y durante una época pudo unir ambos mundos gracias a compromisos comerciales.