La clave se encuentra en el material más común en la mayoría de los edificios: el cemento.