Estas pequeñas bolitas de hielo que caen de las nubes a veces nos sorprenden, pero son casi tan comunes como las gotas de lluvia