La ciencia tiene algunas respuestas que nos pueden ayudar a entender y controlar el tráfico en las ciudades