La sustancia que hallaron en estos peces sin mandíbula, podrían apagar diferentes regiones del cerebro.