De los productos derivados del petróleo, la gasolina es con el que tenemos más contacto en nuestra vida diaria