Somos una combinación genética de ambos padres, pero hay algo que te hereda exclusivamente tu mamá