El nuevo hito ayuda a entender los cambios por la atmósfera de Marte.