No es que los paisajes marcianos actuales nos hagan pensar en que ahí podría haber nubes