Es quizá el arma de ciencia ficción más icónica