Porque la ficción no solamente se alimenta de la realidad, también pasa al revés