Parece que la mente de Isaac Asimov viajó al futuro y pudo ver la manera en que los niños estudian hoy en día y lo publicó en el año de 1951.