El home office se ha vuelto parte ya de nuestras vidas, y es gracias a ello que necesitamos nuevos modelos de ciberseguridad.