Disney a veces hace cosas tan perturbadoras que nos es difícil creerlas, a menos que estén publicadas de manera oficial en un libro.