Voyager 1 y Voyager dos marcaron el camino. Pero tienen tecnología de hace cuatro décadas.