Desde el 2017 los desarrolladores de malware comenzaron a usar Telegram para realizar sus ataques.