Según la FDA estadounidense, no causa daños en el organismo.