Goku y Vegeta marcaron mucho más sus caminos en cuanto a sus maestros.