Rusia construye una estación propia, que estaría en órbita para 2025.