El chocolate común está lleno de muchas azúcares y grasas. Pero hay unos oscuros y no tan procesados que tienen más presencia de cacao.