La compañía de streaming, Twitch identificó que todas esas cuentas eran bots que alteraban las estadísticas del servicio.