Parece que PlayStation no se quedará de brazos cruzados y ya está trabajando en un nuevo servicio que competirá contra Xbox Game Pass.