Tragarse un chicle, o goma de mascar, no es tan malo como suena