Granola pidió un deseo que parece irreversible. Shenlong lo cumplió e impuso sus condiciones. Dragon Ball Super sigue emocionante.