La ciencia encontró un tratamiento muy interesante para casos extremos relacionados a problemas intestinales: el trasplante fecal.