¡Ahora todo tiene sentido, Chuck!