El ADN de animales solo se había detectado en ambientes acuáticos. Es primera vez que tienen evidencias recolectadas en el aire.