La interfaz inalámbrica cerebro-computadora es la primera en su clase. El software y hardware fue testeado durante periodos de 24 horas.