Ese día la Antártida no fue la gélida que conocemos, fue un verdadero infierno.