Desde la planta donde se iban a fabricar más de 15 millones de vacunas de Johnson & Johnson, atribuyen el problema a un error humano.