Alimentarnos bien, puede ayudar a minimizar los efectos del estrés en nuestro cuerpo